Yuri Gazinsky marcó a los 12 minutos frente a Arabia Saudita en Moscú.

Apenas 12 minutos debieron esperar los 81.000 espectadores que colmaron las tribunas del estadio Luzhnikí de Moscú para gritar el primer gol de la Copa del Mundo, obra del ruso Yuri Gazinsky, un jugador con poca experiencia en el seleccionado local, pero que logró consolidarse en los últimos meses.

Los locales no habían arrancado bien ante el combinado dirigido por Juan Antonio Pizzi, pero en la primera aproximación del encuentro consiguieron romper el cero: tras un córner desde la izquierda de Yuri Zhirkov y un rechazo corto en el primer palo, Aleksandr Golovin despachó un centro al segundo palo y Gazinsky aprovechó el tropezón de Taiseer Aljassam para cabecear con comodidad y batir a al arquero Abdullah Almuaiouf.

El inesperado goleador de 28 años, que comenzó su carrera como delantero y luego se consolidó como mediocampista defensivo, fue convocado por primera vez para integrar el seleccionado ruso en septiembre de 2014, bajo la conducción de Fabio Capello, pero ni con el italiano ni con Leonid Slutsky, su sucesor, tuvo demasiadas chances.

Desde la llegada de Stanislav Cherchesov, el futbolista de Krasnodar se asentó en el centro del campo ruso y así se transformó en una pieza clave en el andamiaje del elenco local en la Copa del Mundo.

Con información: Clarin.com

Tags: , , ,

Related Article