Los Sussex consiguieron su libertad en la cumbre real, en una reunión llena de matices, que finalizó con un comunicado de 153 palabras, en el más personal y familiar documento de la historia de los 68 años de reinado de la Reina Isabel​.

 

El príncipe Harry​ viajó especialmente desde Frogmore Cottage en Windsor. Llegó tres horas antes de la inédita reunión en Sandringham para poder encontrarse a solas con la reina Isabel, para una conversación de nieto a abuela. No vio a su abuelo Felipe, que se había retirado a su cottage, reseñó el diario el Clarín.

En la suite familiar del primer piso, donde tantas veces ella los escuchó y aconsejó a él y a William, tras la muerte de su madre en esas largas vacaciones en el más informal palacio de los Windsor, el nieto favorito de la soberana le contó su versión de la historia. Una conversación larga, emotiva, donde Harry explicó el estado emocional de Meghan​, su depresión posparto, su incapacidad de ajustarse a la vida en Reino Unido, su sensación de soledad y aislamiento, las discriminaciones racistas.

Pidió disculpas a la soberana por el comunicado en su sitio Royal Sussex para anunciar que daban “un paso al costado“ de la familia real, sin informar a nadie y, especialmente, a ella. Pero lo detalló las razones: las filtraciones, los mails a su padre, el príncipe Carlos, su plan escrito filtrado a la prensael vínculo de Carlos y William con el tabloide The Sun, que fue que lo público, el rol de los cortesanos.

Como Harry habla como un soldado, directamente, detalló como Meghan y él sienten que los boicotearon, los limitaron y al final, le bloquearon el acceso a la reina, en una audiencia que ella misma había concedido, para explicarles su proyecto cuando regresaron de Canadá. Esa conversación privada, cálida, se vio en el resultado de la cumbre.

Para la reina este clima tóxico y palaciego es familiar. No fue diferente al que sufrió la princesa Diana durante su pre y post divorcio con el príncipe Carlos. Una atmósfera que provocaba las críticas y el temor de la princesa. Esas “fuerzas negras” que operan, como la soberana le explicó a Paul Burrell, el entonces mayordomo de Diana, cuando lo salvó de ser condenado en la Justicia, en otra intervención extraordinaria, porque lo acusaban de haber robado documentos de Diana. Ella le había pedido que los escondiera por su seguridad.

Harry siempre fue el más cercano a sus abuelos, la soberana y el duque de Edimburgo, militar como él. No se dio cuenta hasta donde su comunicado había impactado por el hecho de no haberle informado antes a la soberana.

 

Con información de Globovisión

Tags: , ,

Related Article