Cantado estaba que los Emmy optarían por darle una despedida elocuente a uno de los fenómenos televisivos de la década. Y así ha sido, 32 nominaciones para una sola temporada, la octava, un récord para Juego de Tronos y para la historia de los premios, lo que no deja de ser chocante por el hecho de haber sido una de las temporadas más decepcionantes para sus aficionados incondicionales.

 

En cualquier caso, ahí queda, el favoritismo indiscutible de la serie estrella de HBO para la noche del 22 de septiembre en Los Angeles, aspirante a hacerse con el Emmy a mejor serie dramática, y el triunfo aplastante de la cadena frente a su principal competidor: Netflix. Tras la victoria del año pasado de la plataforma dirigida por Reed Hastings, HBO ha vuelto a recuperar su liderazgo habitual con un margen considerable, 20 menciones más y un nuevo récord general, 137 nominaciones, aupados por Juego de Tronos y por el éxito de Chernobyl, la miniserie que se hizo con 19 nominaciones.

También Barry, con 17 menciones, hizo su parte, una causa a la que se han sumado Last Week with John Oliver y otros productos como True DetectiveSharp ObjectsSuccession o el polémico documental sobre los presuntos abusos a menores de Michael Jackson, Leaving Neverland.

Netflix, por su parte, acumuló 16 nominaciones con una de sus nuevas propuestas, When They See Us, de Ava DuVernay, además de la comedia Russian Doll, Our Planety el drama Ozark, entre otras.

La segunda en discordia es la brillante La maravillosa señora Maisel de Amazon, que partirá esa noche con 20 nominaciones tras su segunda temporada, favorita a hacerse de nuevo con el premio a mejor comedia y con el de mejor actriz para su protagonista, Rachel Brosnahan.

 

Juego de Tronos opta a su quinto premio

 

Competirá con Barry, Fleabag, The Good Place, Russian Doll, Schitt’s Creek y Veep. En cuanto al principal premio de la noche, el de mejor serie de drama, Juego de Tronos opta a su quinto galardón frente a Ozark, Killing Eve, Pose, Succession, This Is Us, Better Call Sauly Bodyguard, de Netflix.

De entre la lluvia de nominados en categorías individuales, destacar la figura de Kit Harrington como aspirante a mejor actor de drama, un apartado en el que estarán Bob Odenkirk, Milo Ventimiglia, Jason Bateman, Sterling K. Brown y Billy Porter.

Sandra Oh, protagonista de Killing Eve, es favorita frente a Robin Wright, Emilia Clarke, Jodie Comer, Viola Davis, Laura Linney y Mandy Moore, en una noche en la que habrá nominados por primera vez a raudales, la mayor cantidad desde 2011.

 

Con información de El Mundo.

Tags: , , , ,

Related Article